Desde la infancia popular, transformando el barrio 

El modelo de La Otra Educación, se implementa a través de la generación de un nuevo espacio llamado “Escuelas Libres” en diversas poblaciones. Estas se basan en un modelo educativo comunitario, donde los/as actores/actrices principales son los/as niños, niñas y jóvenes. Desde sus apreciaciones, experiencias y vivencias, se recogen las dificultades que visualizan de su comunidad y se integran a la intervención desde un proceso de conocer y actuar. Así, la enseñanza se entiende como un proceso de diálogo, donde educando y educador(a) aprenden mutuamente de ellos y del entorno social-cultural donde se encuentran inmersos. La generación de estos espacios pedagógicos fomentan el desarrollo integral de los niños, niñas y jóvenes, donde los/as monitores/as y educadores cumplen un rol fundamental de acompañamiento.

La intervención es realizada a tres escalas: Comunitaria, con jornadas educativas que funcionan semanalmente, conformadas por talleres socioeducativos con perspectiva de género, derechos humanos, justicia social, inclusión social y valores democráticos. Este eje integra las necesidades relevadas desde la investigación-acción participativa, a un modelo educativo con influencias de la pedagogía social y la educación popular que hemos denominado Unidades Temáticas Transversales.

Desde la intervención Individual, en base a un diagnóstico y acompañamiento de apoyo de redes. Y desde las familias, donde se integran apoderados/as a la participación periódica desde asambleas comunitarias y actividades cotidianas.

Nuestro proyecto busca desarrollar un aprendizaje desde las identidades y necesidades que emergen desde la realidad social en la que se encuentran las comunidades, entendiendo la educación no como una actividad o acción en particular, sino que como un proceso de inclusión social.

El modelo educativo de La Otra Educación se guía por los valores de solidaridad, inclusión, igualdad, responsabilidad, sustentabilidad, compañerismo, voluntariado, respeto y alegría, los que se llevan a la práctica de manera transversal en la cotidianidad, así como en el contenido en las jornadas de trabajo y en los distintos talleres temáticos que se realizan. Por tanto, son integrados por las personas como formas de hacer y de ser en comunidad.

Estamos presentes en poblaciones que tienen altas tasas de pobreza, vulnerabilidad y desintegración social, que atacan de manera más grave a NNJ. Frente a estos contextos, las Escuelas Libres se presentan como espacios de integración comunitaria desde la mirada, deseos y opiniones de NNJ, monitoras(es), voluntarias(os), familias y vecinas(os); generando espacios de participación, por medio de la promoción de los valores que trabaja La Otra Educación.